INTRODUCCIÓN

El corazón de piedra de la ciudad, la cita infaltable, el camino que todo viajero debe recorrer sin dudarlo. Lo confirman sus kilómetros de murallas que acordonan majestuosas casonas de balcones floridos, muchas de ellas hoy escenario de los más lujosos hoteles boutique, bares y restaurantes; plazas y monumentos que cuentan la historia de La Heroica; calles angostas que dirigen los pasos hacia esa época Colonial que se revive en la arquitectura y en ese romanticismo que se apodera de las noches cartageneras. Un mundo aparte para sentarse y contemplar la huella del tiempo, tomar una copa, cenar como los dioses y obtener fotografías hermosas.