Delicias Callejeras en Cartagena

Las calles de Cartagena son una gran vitrina gastronómica, frutas nativas, sabores autóctonos, recetas de antaño se encuentran a la vuelta de la esquina. Al recorrer la ciudad es muy fácil provocarse con estas delicias ya que las verás por todas partes, como caídas del cielo.

Tras un caluroso recorrido por la Ciudad Antigua detente en el puesto de Angelito, en la esquina de la Calle de la Universidad con Estanco del Aguardiente, allí encontrarás frutas como la jugosa sandía que refrescará tu boca; el ácido pero adictivo mango biche con sal y limón, o la dulce y deliciosa piña tajada.

Los fritos cartageneros a cualquier hora del día caen muy bien. Ve a la esquina de la Plaza San Diego, frente a la Escuela de Bellas Artes, y prueba la arepa de huevo, la carimañola y la empanada de carne. Deliciosas recetas locales que han pasado de generación en generación.

Si se trata de saborear la comida de mar, pasa por La Coctelería Sincelejo, ubicada en la avenida Venezuela, del Centro Histórico; su fundador, Manuel Cárdenas de Ávila ‘Sincelejo’ fue el primer ostrero de la ciudad, creador del coctel de ostra, el de camarón, caracol, chipichipi, jaiba, pulpo y palmito.

Y para calmar la sed, el agua de coco es un elixir de los dioses. Este líquido transparente y opaco que sale del interior de la fruta es una completa fuente de hidratación. Por fortuna, la consigues en cualquier puesto callejero de la ciudad.