Introducción

En los últimos años, este colorido y tradicional barrio cartagenero ha adquirido un ambiente bohemio donde conviven, en una gran fiesta cultural, nativos y viajeros. Sus calles siguen creciendo en protagonismo, gracias a la oferta de restaurantes, bares y hoteles, que van desde lo más sencillo hasta lo más sofisticado.

La Plaza de la Trinidad, frente a la Parroquia de la Santísima Trinidad, fundada en 1539, es el punto de encuentro de artistas callejeros, jóvenes backpackers, pintores y fotógrafos que quieren apreciar una cara más auténtica de la ciudad, mientras comparten ideas e historias que alimentan sus espíritus aventureros.