Tributos – FICCI 57

Tres son los invitados especiales del FICCI a quienes se les rendirá tributo este año: los actores franceses Denis Lavant y Vincent Cassel, y el director tailandés Apichatpong Weerasethakul. Lure te presenta a las personas detrás de las personalidades.

Cada uno de estos afamados personajes del mundo del cine será el protagonista de una noche especial en el Teatro Adolfo Mejía, donde se hará un recorrido por sus trabajos, participarán en un conversatorio y se les entregará un Premio India Catalina por su trayectoria. Además, a lo largo del festival se presentará parte de sus obras al público del evento. Conoce un poco más sobre estas personalidades de la pantalla grande.

Denis Lavant, disciplina y talento conjugados

Sus característicos rasgos, enmarcados en un rostro capaz de expresar una enorme variedad de emociones, así como sus enormes capacidades corporales y la pasión y rigor profundo por el arte actoral han convertido a Denis Lavant en una figura indispensable del panorama cinematográfico mundial.

A los 13 años, comenzó a tomar clases de pantomima y circo; su carrera actoral inició con la participación en obras de teatro. En 1982, obtuvo un papel menor en la película Los miserables, dirigida por Robert Hossein, pero su entrada definitiva al mundo del cine internacional se dio en 1984, con la película Boy Meets Girl, en la que interpretó a un atribulado aspirante a director de cine que se enamora de una joven suicida.

En 2012 vino uno de sus papeles más icónicos y reconocidos, en la película Holy Motors: el de un camaleónico y polifacético actor que interpreta numerosos personajes mientras ninguna cámara lo graba. Por este papel recibió el Hugo de Oro del Festival Internacional de Cine de Chicago, el premio a Mejor Actor otorgado por la International Cinephile Society y la distinción a Mejor Actor Protagónico de los Indiewire Critics’ Poll, entre otros.

Su dedicación y pasión lo han hecho recibir nominaciones en los Premios César del cine francés; los Chlotrudis Awards; los Toronto Film Critics Association Awards y los New York Film Critics Circle Awards, entre otros.

Vincent Cassel, apasionado e instintivo

Caracterizado por papeles de gran complejidad expresiva y psicológica, así como por sus rasgos y penetrante mirada, Cassel supo desde los quince años que quería ser actor. Su trabajo y dedicación lo llevaron a debutar en 1988 en la serie de televisión La belle Anglaise y posteriormente en la gran pantalla con Las cigüeñas hacen lo que se les da la gana (1989).

De la mano del director Mathieu Kassovitz, en 1995, vino su salto a la fama internacional con la película El Odio, en la que encarnó a un joven de clase media después de un día de disturbios en París. Por esta producción recibió dos nominaciones en los Premios César, en las categorías de Mejor Actor y Actor Promesa.

Los cineastas con los que Cassel ha trabajado lo eligen para encarnar personajes extravagantes, malvados y temperamentales. Se caracteriza por su pasión y su instinto a la hora de interpretar personajes que, en muchos casos, están marcados por sus relaciones con las mujeres. Quizá por eso ha llegado a decir que para él “todos los buenos actores, son actrices”.

Apichatpong Weerasethakul, desde sus raíces

En las películas de este director tailandés la más cruda realidad, la fantasía más inspirada, los sueños, las pesadillas y los fantasmas conviven en un mismo espacio, bajo las propias reglas del director pero con una indudable conexión con la cultura que lo nutre. Promotor del cine más arriesgado e independiente, en sus películas experimenta con elementos tomados de las estructuras dramáticas de los programas de radio y televisión de su país, así como de los cómics y el cine antiguo. Sus historias se inspiran en las formas de vida y valores culturales y espirituales de los pequeños pueblos de su país, y utiliza en muchas ocasiones actores naturales y diálogos improvisados para explorar los límites entre la ficción y el documental.

Muchos de sus trabajos han recibido diferentes galardones en los más importantes festivales del mundo. En 2010 fue ganador de la Palma de Oro en Cannes, con su sexto largometraje El tío Boonmee quién recuerda sus vidas pasadas, el cual cuenta la historia de un anciano moribundo que ha elegido pasar sus últimos días rodeado de sus seres queridos en el campo, donde el fantasma de su difunta esposa parece cuidarlo y su hijo perdido hace mucho tiempo vuelve a casa en una forma no humana.

Créditos Fotos:
Denis Lavant: Wikimedia Commons
Apichatpong Weerasethakul: Cortesía Kick The Machine
Vincent Cassel: Wikimedia Commons
Portada: Cortesía del FICCI